14 febrero, 2016

1er domingo de cuaresma

Lect.: Deut 26:4-10; Rom 10:8-13; Lc 4:1-13

  1. Aprovechando que este es el primer domingo de cuaresma, si nos detenemos un momento y nos preguntamos en que gastamos todo nuestro tiempo, es probable que nos demos cuenta de que a menudo toda nuestra existencia se nos va solo en correr detrás de cosas que queremos poseer, en fortalecer nuestro poder para apropiarnos de lo que creemos necesitar y en construir una imagen de nosotros mismos que nos de seguridad  y cause buena impresión a los demás. Por eso es que los psicólogos dicen que los seres humanos, o al menos en nuestro ego, tenemos tres impulsos, tres tendencias fundamentales a tener, al poder y a aparentar. Podríamos decir entonces que esto es parte de nuestra vida normal. Si no poseyéramos alimentos, abrigo, instrumentos de trabajo y diversión, simplemente moriríamos. Si carecemos de poder para dominar las circunstancias adversas, las dificultades de todo tipo con que nos topamos, tampoco sobreviviríamos. Y si no construimos una buena imagen de nosotros mismos, que exprese lo que valemos, nadie nos apreciaría y nos sentiríamos tremendamente inseguros.
  2. Pero estas tendencias humanas básicas se pueden volver contra nosotros mismos, se pueden desbocar, cuando no se subordinan a lo más importante, cuando no nos ayudan a ser humanos auténticos, a descubrir el ser y la vocación personal más profundas de cada uno y no nos permiten desarrollar y construir lo que cada uno de nosotros es, como imagen y semejanza de Dios. Eso es lo que pasa cuando el afán de poseer y consumir cosas llega a ser una obsesión que nos ciega, nos hace vivir volcados superficialmente, fuera de nosotros mismos; cuando el poder y las fuerzas personales se deforman en maneras de dominar y explotar a los demás, rompiendo todo lazo de fraternidad y respeto por los demás semejantes y por todos los seres vivientes; y   cuando en vez de vivir un proceso de descubrimiento y construcción de lo que somos auténticamente, nos dedicamos a construir una apariencia falsa, que no refleja valores que estemos viviendo.
  3. Las tres tentaciones de Jesús, de las que nos habla el evangelista Lucas, expresan esas tres tentaciones de toda persona a distorsionar esas tendencias o impulsos básicos que están hechos para permitirnos vivir y a convertirlas más bien en una dinámica de egoísmo destructivo. Jesús se enfrenta a una disyuntiva: o seguir la invitación de Dios a vivir la plenitud de ser humano para dar con su vida  a los demás la buena noticia de que esta plenitud es posible , o dejarse vencer por la invitación cómoda y fácil de su entorno a limitarse a vivir solo para sus propios intereses individuales, para su propio ego. Jesús rechazará  cada una de las tentaciones expresando con citas bíblicas una enorme confianza y seguridad en que el Espíritu de Dios está en él capacitándolo para poner sus tendencias básicas al servicio de la voluntad del Padre de todos y de todas las cosas. Y escoge así el camino que le permitirá convertirse en camino para todos nosotros.
  4. La Cuaresma es un tiempo para descubrir que también en nosotros está la posibilidad de seguir ese camino y de ser camino, de poner el afán de tener, de consumir, de tener poder y de construir una imagen propia, al servicio de un descubrimiento de nosotros mismos como seres plenos, partícipes de la divinidad. Las prácticas tradicionales de la cuaresma, —el ayuno, la oración y el compartirnos no son meros ritos religiosos, sino que son unos ejemplos de las pequeñas prácticas que podemos realizar para que nuestros impulsos humanos básicos estén al servicio, no del egoísmo, sino de la fraternidad, del disfrute compartido de los bienes de este mundo y de un proceso de autodescubrimiento que es al mismo tiempo descubrimiento de cómo todos los  seres humanos participamos en el Único Ser que nos da la existencia.Ω

1 comentario:

  1. Un par de enlaces a reflexiones interesantes que complementan el mensaje de este domingo:
    1º La homilía de Francisco, en Ecatepec, México:
    https://www.aciprensa.com/noticias/santa-misa-en-el-area-del-centro-de-estudios-de-ecatepec-57766/

    2º enlace: http://blogs.periodistadigital.com/xpikaza.php/2016/02/13/p380384#more380384

    ResponderEliminar