08 enero, 2012

Fiesta de Epifanía (y del Bautismo de Jesús)


Fiesta de Epifanía
Lect.: Is 60: 1-6; Ef 3:2-3 a.5-6; Mt 2:1-12

1.   Las figuras de los Magos de Oriente, como los pone el evangelista y como los decora la leyenda posterior, son un gran símbolo de la universalidad del mensaje de Jesús. Es decir, que la Buena Noticia (evangelio), se refiere a todos los seres humanos. Y esa Buena Noticia, la expresa el relato de esa otra fiesta que tradicionalmente se celebraba también estos días, el bautismo de Jesús. En ese episodio se subraya que Jesús, viviendo su condición humana en profundidad, experimenta la presencia del Espíritu de Dios. Esa es la buena noticia acerca de la condición humana de todos sin excepción.
2.   Por debilidad de nuestro entendimiento y por nuestros  intereses particulares, hemos distorsionado esa idea de universalidad. A menudo hemos asimilado formas de vivir lo religioso, españolas, italianas, alemanas u otras, como si fueran las únicas, de validez universal. Ya pasó en el siglo XVI cuando los conquistadores ligaron el mensaje cristiano a la cultura europea de la época. Pareciera que es un problema inevitable porque todos los pueblos tienden a considerarse, de alguna forma, el centro del mundo. Incluso los mismos  indígenas o los ticos contemporáneos. Por eso es que a los católicos nos cuesta también descubrir que la Buena Noticia es acerca de todos los seres humanos. Preferimos decir, y nos creemos por eso universales, que nuestro mensaje religioso, es "para" todos, en vez de decir que es "acerca de lo que todos los seres humanos somos". Nos creemos universales, católicos, porque nos sentimos abiertos a que todos vengan a nuestra manera de entender y vivir, pero no estamos abiertos a reconocer que la buena noticia dice que todos los seres humanos, en su diversidad, pueden vivir como Jesús, su condición humana en profundidad, en esa vivencia en que se descubre el Espíritu de Dios. Y que, por eso, todos podemos aprender de todos y descubrir en todos el Dios que a todos nos habla y nos realiza.
3.   La figura de los Magos y el bautismo de Jesús pueden ser para nosotros el comienzo de una transformación de actitud. Llevará tiempo. Por lo pronto, darnos cuenta de que necesitamos esa transformación ya es un buen comienzo. Dos relatos pueden ilustrar esa necesidad de cambiar de actitud. Uno es la noticia de hoy de que CR es el país de AL en donde ha crecido más la desigualdad, relativamente, en los últimos diez años.  http://www.elfinancierocr.com/ef_archivo/2012/enero/15/economia3024987.html , No somos lo mejor del mundo, ni del continente; no somos la Suiza centroamericana. Ni debemos ser tan cristianos, si toleramos esa situación. El otro es un relato sobre una estudiante alemana, que muestra cómo las formas de discriminación, de negación del universalismo, se disfrazan de apariencias de apertura. http://www.elpais.com/articulo/ultima/negro//20050517elpepiult_2/Tesp , El universalismo como actitud cristiana sigue siendo un reto para alcanzar.Ω

1 comentario:

  1. Bien dicho, Jorge, qué clase de cristianos somos cuando toleramos (si no es que fomentamos) situaciones de injusticia. Lamentablemente las religiones se acomodan y muchas veces nosotros con ellas. Este tipo de mensaje nos ayuda a cuestionarnos. Gracias por compartirlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar